martes, 19 de abril de 2016

Te mira con pasión.

53ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
¿Qué es? Una ocasión para recordar a los hombres y mujeres que viven su vocación como consagrados: ministerios ordenados (presbiterado y diaconado); la vida consagrada (masculina y femenina, contemplativa y apostólica); y las Sociedades de Vida Apostólica e Institutos Seculares. Fue instituida por el Papa Pablo VI en el año 1964.
¿Para qué? Para sensibilizar a la comunidad cristiana y a la sociedad en general sobre la necesidad de las vocaciones y agradecer y apoyar a quienes ya realizan este ministerio en la Iglesia. Otro objetivo es el de promover y cuidar las vocaciones en la Iglesia y pedir que entre los/las jóvenes de hoy nazcan nuevas vocaciones.
¿Quién lo organiza? Se trata de una jornada pontificia con un lema y mensaje en el que el Papa marca cada año los temas centrales para la reflexión. En nuestro país se encargan de elaborar y difundir los materiales la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la CEE y el equipo de Pastoral Juvenil Vocacional de la CONFER.

“Comunicar el mensaje evangélico junto a un buen catequista; experimentar la evangelización de las periferias con una comunidad religiosa; descubrir y apreciar el tesoro de la contemplación compartiendo la vida de clausura; conocer mejor la misión ad gentes por el contacto con los misioneros; profundizar en la experiencia de la pastoral en la parroquia y en la diócesis con los sacerdotes diocesanos"


miércoles, 16 de marzo de 2016

Pistas para el acompañamiento espiritual


El acompañamiento cristiano supone personas que han pasado por un proceso evangelizador y han llegado a una primera conversión y opción global por Cristo. Se definen como cristianos pero sin haber sacado las consecuencias para su vida personal y social; quieren hacer un camino de autenticidad para que su vida corresponda a su fe.

En este adecuar la vida a la fe hay momentos de duda, de vacilación, de miedo, en los cuales es necesario que la Iglesia ayude a clarificar para ir formando la conciencia y la persona cristiana. Dicha ayuda es el acompañamiento y dicha clarificación es el discernimiento. De esta manera toda labor de acompañamiento es necesariamente también discernimiento.

Los limites del acompañamiento no son fáciles de fijar, pues durante toda su vida el cristiano está necesitado de este servicio eclesial, durante toda su vida tiene que discernir para ir conformándose con la imagen de Jesucristo. Sin embargo, según el punto del proceso personal y la capacidad del orientador, se pueden fijar límites a un período determinado de acompañamiento. Se puede decir que hay tres etapas de evangelización y a cada una de ellas corresponde un discernimiento.
APERTURA A LA FE

Inicio, apoyos y deficiencias en la fe. Propuesta vocacional de tipo general. Dudas, atractivo, sospecha
Pastoral de la primera conversión, que corresponde a la pastoral juvenil o a otras pastorales afines. Muchas veces es asumida por movimientos laicales, por las parroquias o catecumenados de confirmación.

Primera presentación de la vocación. Es un momento de choque con el conjunto de prejuicios que las personas tienen en torno al mismo término "vocación". El fruto de esta primera etapa es poder hablar con libertad, en un ambiente concreto, de la vocación y las vocaciones, comprender el sentido de la llamada de Cristo, las mediaciones de la vocación, los niveles y condiciones que supone. Al finalizar esta catequesis las personas harán un planteamiento vocacional personalizado, aunque sea a nivel general.

 Hacer un diagnóstico detectando los apoyos y deficiencias de la fe y minándolos paulatinamente para provocar un crecimiento.
 Pasar de una propuesta vocacional general o global a una invitación vocacional más concreta y personal.
 Detectar los puntos de incoherencia entre la nueva fe y la realidad social y cultural del acompañado para llevarle a una mayor responsabilidad o compromiso sobre su realidad familiar, social o laboral.
 Poner a su alcance los elementos necesarios para la elaboración de un proyecto de vida operativo, proyecto que le lleve a una inserción real en la comunidad de la Iglesia.
 Poner a su alcance los medios para el crecimiento en la fe: oración, catequesis, apostolado.
CRECIMIENTO EN LA FE
Consolidar la fe, eliminar deficiencias. Crecimiento espiritual. Invitación concreta y personal. Formación. Primera decisión. Maduración de las decisiones
Catequesis sobre la vocación específica. Cuando en un grupo hay apertura vocacional ya se puede plantear el abanico de las vocaciones específicas como cauces concretos para responder a la llamada. Es importante que desde este momento se comprendan estos caminos desde el "ser" y no solamente desde el "hacer". Una presentación equilibrada de todas las vocaciones crea el ambiente más propicio para opciones libres y responsables. Hay que hacer notar la complementariedad que las caracteriza en el contexto de la única comunión misión eclesial.

Discernimiento vocacional específico. Busca la clarificación sobre un camino vocacional específico. Supone una atención cuidadosa a las mediaciones vocacionales históricas, eclesiales y del mismo orientador. Al final de esta etapa se llega a una primera decisión, que no tiene necesariamente rasgos de definitividad, aunque sí manifiesta la ruptura con situaciones precedentes.

Ingreso en una comunidad formativa. Hay un acompañamiento con rasgos concretos que ayuda a las personas al ingreso en una institución. Ya no está solamente en la línea de la clarificación, sino de la implementación práctica de una decisión que tiende a afirmarse rápidamente. Cuando se ha dado un proceso respetuoso se plantea con facilidad la posibilidad del ingreso.

 Propiciar por medio de una experiencia espiritual más profunda un crecimiento religioso que marque líneas y compromisos definitivos para la persona en su interior.
 Solamente desde la definitividad de las opciones interiores se pueden asumir compromisos formales exteriores.
 Eliminar positivamente las deficiencias notables de comprensión y vivencia de la fe.
 Supuesto un proyecto vocacional bien específico, en esta etapa se puede plantear el cultivo de la vida de fe en una vocación específica, es decir, por la vía de la formación vocacional. Pero es necesario recordar que esta formación ha de atender integralmente la vocación humana, cristiana y cristiana específica.
 El fin del proceso apunta hacia una opción vital definitiva por un camino vocacional específico.
DESARROLLO EN LA FE
La fe polariza toda la vida. Compromiso eclesial estable. Encomienda de la misión. Opción de vida. Perseverancia.
No consiste solamente en mantener las opciones hechas. Es necesario que las acreciente. La perseverancia no se puede vivir sin un constante desarrollo, sin un frecuente resituar la vocación en los lugares y momentos históricos.

Es necesario cuidar especialmente que la vivencia vocacional conecte claramente con el desarrollo de la fe y que adquiera un claro sentido de misión-comunión.

El límite de tiempo no es estable, depende del proceso específico de cada persona, de las trampas psicológicas y mecanismos de defensa que oponga a dicho proceso y que el acompañante debe saber evitar y desenmascarar. Aunque se pueden señalar así unos límites al acompañamiento, es importante saber que este proceso ya comenzado nunca termina y que es necesario dejar a los acompañados en manos de otras personas para que sigan su maduración en la fe.

Nuestro acompañamiento vocacional tiende con frecuencia a quemar algunas de estas etapas. No es raro que se quiera hacer un discernimiento específico sin haber abierto el abanico de las vocaciones específicas; o que se hable de éstas sin romper los prejuicios contra el término vocación. En este apresurar los procesos, se puede encontrar una causa de la ineficacia de la pastoral vocacional o de algunos efectos contraproduce
ntes

martes, 21 de julio de 2015

Un testimonio de Misericordia

Aprovechando unos días de descanso. Entre los calores del verano y entre paseos con buena compañía, el que escribe estas líneas ha podido conocer al Cardenal Robert Sarah. Como me ha parecido que es una persona digna de escuchar por el testimonio de su vida: lastrada por la persecución por ser cristiano. Os dejo aquí una entrevista en la que nos deja un testimonio vocacional a los jóvenes.

¿Qué responsabilidad tenemos los jóvenes cristianos en la acción solidaria?

Vosotros como jóvenes podéis hacer que la gente descubra que la verdadera felicidad no está simplemente en el dinero, en poseer cosas materiales, sino en el hecho de encontrar a Dios. La vida del hombre tiene sentido en este encuentro con Dios. Vosotros los jóvenes tenéis la confianza de los Pontífices. Tenéis la misión, no solamente de dar de comer, sino de dar de comer la comida verdadera, que es llevar a Jesús, a Dios, a las personas. Este tipo de comida es lo que le hace falta al hombre de hoy.
Los jóvenes tenéis una gran misión en el mundo de hoy, difundiendo lo que dijo Juan Pablo II, que el centro de equilibrio del mundo es la Cruz.
Tenéis que estar abiertos a la llamada de los Pontífices, a la llamada de Jesús, Él siempre tuvo una atención particular hacia los jóvenes.

entrevista completa en: http://www.primeroscristianos.com/index.php/entrevistas/item/1262-entrevista-al-cardenal-robert-sarah-presidente-del-pontificio-consejo-cor-unum/1262-entrevista-al-cardenal-robert-sarah-presidente-del-pontificio-consejo-cor-unum

N. B. Hay que decir que esta entrevista fue concedida antes de ser nombrado por el Papa Francisco como Prefecto para la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos. En el encuentro que tuvimos el Cardenal mencionó que su trabajo en el Consejo Cor Unum le ayudó a conocer la Misericordia de Dios en los desastres que atendía en nombre del Papa.

miércoles, 24 de junio de 2015

La vocación de san Juan Pablo II (I)

JuanPabloIIb 
«La vocación sacerdotal es un misterio. Es el misterio de un ‘maravilloso intercambio’ –‘admirabile commercium’– entre Dios y el hombre. Este ofrece a Cristo su humanidad para que Él pueda servirse de ella como instrumento de salvación, casi haciendo de este hombre otro sí mismo. Si no se percibe el misterio de este ‘intercambio’, no se logra entender cómo puede suceder que un joven, escuchando la palabra ‘sígueme’, llegue a renunciar a todo por Cristo, en la certeza de que por este camino su personalidad humana se realizará plenamente»[1].
«En el intervalo de casi cincuenta años de sacerdocio lo que para mí continúa siendo lo más importante y más sagrado es la celebración de la Eucaristía. Domina en mí la conciencia de celebrar en el altar ‘in persona Christi’. Jamás a lo largo de estos años he dejado la celebración del Santísimo Sacrificio. La Santa Misa es, de forma absoluta, el centro de mi vida y de toda mi jornada»

sábado, 13 de junio de 2015

La Vocación de Juan Pablo I

«Estoy pensando en estos días que conmigo el Señor ha utilizado el viejo sistema suyo: toma a los pequeños del fango de la calle y los pone en alto; toma a la gente de los campos, de las redes del mar, del lago, y hace de ellos apóstoles. Es su viejo sistema. Ciertas cosas el Señor no quiere escribirlas ni en el bronce, ni en el mármol, sino hasta en el polvo, de modo que, si queda la escritura sin descompaginarse, sin dispersarse por el viento, esté bien claro que todo es obra y todo es mérito solamente del Señor (...).

jueves, 11 de junio de 2015

MISIONES ALBACETE EN EL MUNDO BLOGERO

Damos la bienvenida al mundo de los blog's al Secretariado de Misiones de la Diócesis de Albacete. Una oportunidad para conocer algo más de esta faceta de nuestra vocación cristiana. Muchas gracias por vuestro trabajo.
Con vuestro permiso os agregamos en nuestros enlaces amigos.


http://misionesalbacete.blogspot.com.es