viernes, 25 de diciembre de 2009

UN NIÑO NOS HA NACIDO


«Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis una señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,11s.). Nada prodigioso, nada espectacular se les da como señal a los pastores. Verán solamente un niño envuelto en pañales que, como todos los niños, necesita los cuidados maternos; un niño que ha nacido en un establo y que no está acostado en una cuna, sino en un pesebre.

El acontecimiento más grande de la historia, ocurre en el silencio de la noche, en un lugar remoto. Dios nos muestra cómo actúa en la Historia.

Desde el Secretariado de Pastoral Vocacional os deseamos una Feliz y Santa Navidad.

Que Jesús Niño os bendiga y nos regale vocaciones a su Iglesia en Albacete.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

MADRID 2011 NECESITA VOLUNTARIOS

FALTAN 602 DÍAS Y ... Jóvenes y mayores han empezado a ofrecerse para echar una mano en la organización de la próxima Jornada Mundial de la Juventud. Este es un periodo de preinscripción en el que se recogen las solicitudes y se distribuyen por áreas de trabajo. En los meses anteriores las solicitudes se han recogido a través de la página que los voluntarios de la JMJ tiene en Facebook y a través de la página de la JMJ en esta misma red social.
De hecho, los voluntarios que se han ofrecido a través de la Red han traducido y mantienen las páginas en tagalo, polaco, chino o árabe entre otras.
Si quieres ser voluntario de la JMJ envía un mail a






, con tus datos de contacto (teléfono y correo electrónico), edad, tiempo que nos podrías dedicar y áreas en las que te gustaría trabajar o habilidades que tienes y que nos pueden ser útiles.

sábado, 19 de diciembre de 2009

“DAME DE BEBER” (Jn 4, 1-12)


Estas son las palabras, que en cierta ocasión, Jesús dirigió a una mujer de Samaria; y son palabras que se hacen presente hoy, a nosotros. En estos tiempos de “sequia vocacional”, es Jesús quien nos pide a nosotros que le demos de beber, es el primero que toma la iniciativa. Y es que siempre tenemos la tentación del desánimo, de vivir para lo nuestro, de apoyarnos únicamente en los momentos donde encontramos cierta respuesta, en el fruto que todos buscamos obtener en muchos momentos.
Esta mujer del evangelio no buscaba a Jesús, pero este encuentro con el Señor, esta revelación que le conduce a la fe, transforma de tal manera su vida, que la mujer pecadora se convierte en anunciadora. Este “despertar vocacional” lo provoca la sed de Jesús; y eso, que Él no lo tenía fácil. Entre judíos y samaritanos existía una antigua y profunda enemistad que había desembocado en un cisma religioso: los samaritanos construyen un templo en el monte Garizim, estableciendo un culto alternativo al de Jerusalén; y de los libros del Antiguo Testamento, sólo reconocían la Torah, los cinco libros escritos por Moisés. El solo nombre samaritano era para los judíos una injuria; tal era el desprecio mutuo que sentían. Sin embargo Jesús rompe fronteras, prejuicios, pues sabe que esa salvación que trae, tiene que llegar a TODOS..: "llegara la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en Espíritu y en Verdad”. Éstos, quizás, no habían entendido que no podía ir cada uno por su lado, que este reino se construye con la aportación de todos, por iniciativa de Jesús, que nos pide primero de beber. Esta puede ser una de las claves del “éxito vocacional”, que no tiene nada que ver con los números: sentir el trabajo del otro, como propio.
Es un consuelo pensar que Jesús se sienta fatigado al borde del pozo, la tarea era mucha, los obreros pocos: ¡Que camino más duro!, ¡cuántas dificultades internas y externas! Sin embargo, sin buscar números, aprovecha la ocasión para llegar a ella pidiéndole el agua primero. Nos pide antes de beber y nos preguntamos: ¿Cómo podemos nosotros responder a sus ansias y a sus deseos infinitos? Él se hace solidario de nuestra sed, que al fin y al cabo no es nuestra sed, sino suya. Esta razón nos lleva a no mirarnos egoístamente a nosotros mismos, quedándonos en el lamento, y a perseverar siempre, aunque aparentemente no haya respuesta. Esperar contra toda esperanza (en esto consiste la esperanza cristiana).
Tenemos que mirar siempre hacia delante, recordando siempre estas palabras de Jesús: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que dice: dame de beber, tu le pedirías a él, y él te daría a ti agua viva” (Jn 4,10). El don de Dios es Jesús mismo, que es “el agua viva”, es “vid”, es “camino y vida”. Conocer el don de Dios es conocer a Jesús, descubrir su presencia amorosa en el mundo, reconocerlo en el otro, en el fracaso, en la espera del que siembra con paciencia y sabe que como siervo inútil “se ha hecho lo que se tenía que hacer”. Encontrarnos con Jesús es nuestra tarea, porque nos hace abrir el horizonte y “ver siempre más allá”, de convertirnos verdaderamente a Dios , de cambiar de vida para cambiar otras vidas… Esta es la verdadera tarea de la Pastoral Vocacional.




Amando Hergueta. Secretario diocesano de Pastoral Vocacional.

4. ¿POR QUÉ INTERVIENE LA IGLESIA EN LOS MATRIMONIOS?


Por tratarse de un sacramento, sólo a la Iglesia corresponde juzgar y determinar todo aquello que se refiere a la esencia del Matrimonio cristiano. La razón es que el contrato matrimonial entre los cristianos es inseparable del sacramento, y sólo la Iglesia tiene poder sobre los sacramentos (*).
La autoridad civil tiene competencia sólo sobre los efectos meramente civiles del matrimonio de los cristianos, entre los que se encuentran la unión o separación de bienes, su administración y su sucesión, la herencia que corresponde al cónyuge y a los hijos, etc. (**)
Habrá que decir también que el matrimonio entre no bautizados no está sujeto a las leyes eclesiásticas (quienes no están bautizados no pueden recibir sacramentos; ellos reciben el matrimonio sólo como institución natural), aunque sí lo está a las leyes e impedimentos justos establecidos por la ley civil.
Esto, por supuesto, no significa que las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio (por ejemplo, que sea de uno con una y para siempre) no sean aplicables a los no cristianos, ya que todo lo que declara como perteneciente a la ley natural, se aplica a todos los hombres.
--------------------------------------------------------------------------------
(*) Por eso, establece el Código de Derecho Canónico que “las causas matrimoniales de los bautizados corresponden al juez eclesiástico” (c. 1671). Y lo mismo se puede decir del establecimiento y dispensa de impedimentos.
(**) Ver Código de Derecho Canónico, cánones 1059 y 1672
Ricardo Sada Fernández
Curso pre-matrimonial
http://www.encuentra.com/

jueves, 17 de diciembre de 2009

VOSOTROS SOIS MIS AMIGOS


Los obispos han difundido un mensaje a los sacerdotes en el marco del Año sacerdotal. Les recuerdan, no porque lo hayan olvido, que el fundamento de su identidad y de su misión está en la amistad con Jesús. Una amistad que es especial porque como toda llamada del Señor, se dirige a personas concretas, con nombres y apellidos.
A través de ese trato amistoso, Jesucristo se dio a conocer y con Él, el mensaje del Reino que ha instaurado con su entrega.

Y con el trato familiar, capacitó a los Apóstoles para ser testigos de su persona, hasta dar la vida en su nombre.

El mundo de hoy necesita testigos que anuncien con hechos y palabras, el mensaje salvador que nos trae Jesucristo. Este Año Sacerdotal nos invita a pedir por los sacerdotes para que vivan intensamente la amistad con Cristo, porque así, nos ayudan a vivir nuestra amistad con el mismo Jesús.




domingo, 13 de diciembre de 2009

LLEGUEMOS A 2.010...

Ya se acerca el final de este año, y desde el Secretariado de Pastoral Vocacional seguimos dando forma a nuevas iniciativas. Esta quizás pueda parecer una de las más "tontas", pero ¿por qué no? Al fin y al cabo se trata de dar a conocer al mundo lo grande que es llegar a encontrar la vocación a la que Dios nos llama. La idea es sencilla. Contamos con vosotros para seguir dando a conocer el blog. Para ello, podéis recomendárselo a vuestros contactos de mail, en las redes sociales, etc. También podéis seguir comentando las entradas que más os llamen la atención, que más os digan...
Todo, para que antes de cerrar el año 2.009 superemos ese número de visitas, por lo menos. No es un reto difícil, y puede ser un buen modo de hacer que la gente que nos importa pueda encontrar en la web un rinconcito que ofrece distinto de lo habitual.

jueves, 10 de diciembre de 2009

VIGILIA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES




Como todos los meses, mañana viernes nos volvemos a reunir en torno a Jesús Sacramentado para pedirle vocaciones a nuestra Iglesia diocesana.

Nos sirve también para preparar la Navidad: ya se nota en el ambiente. Que el frío y las luces de navidad nos lleven mañana a las 19:30 a la capilla del Colegio de María Inmaculada.




Allí nos veremos.

SACERDOTE, ORACIÓN Y COMUNIDAD


La oración ocupa necesariamente un sitio central en la vida del Presbítero. No es difícil entenderlo, porque la oración cultiva la intimidad del discípulo con su Maestro, Jesucristo. Todos sabemos que cuando ella falta la fe se debilita y el ministerio pierde contenido y sentido. La consecuencia existencial para el Presbítero será aquella de tener menos alegría y menos felicidad en el ministerio de cada día. Es como si, en el camino del seguimiento a Cristo, el Presbítero, que camina junto a otros, comenzase a retardarse siempre más y de esta manera se alejase del Maestro, hasta perderlo de vista en el horizonte. Desde este momento, se encuentra perdido y vacilante.

Cada Presbítero tiene una referencia esencial a la comunidad eclesial. Él es un discípulo muy especial de Jesús, quien lo ha llamado y, por el sacramento del Orden, lo ha configurado a sí, como Cabeza y Pastor de la Iglesia. Cristo es el único Pastor, pero ha querido hacer partícipe de su ministerio a los Doce y a sus Sucesores, por medio de los cuales también los Presbíteros, aunque in grado inferior, participan de este sacramento, de tal manera que también ellos llegan a participar en modo propio al ministerio de Cristo, Cabeza y Pastor. Esto comporta una unión esencial del Presbítero a la comunidad eclesial. El no puede hacer menos de esta responsabilidad, dado que la comunidad sin pastor muere. Como Moisés, el Presbítero debe quedarse con los brazos alzados hacia el cielo en oración para que el pueblo no perezca.


del Prefecto de la Congregación del Clero

domingo, 6 de diciembre de 2009

CLAUSURA DENTRO DEL VATICANO




Este convento nació en 1994 como iniciativa de Juan Pablo II de crear una comunidad de religiosas contemplativas para acompañar con su oración la actividad del Santo Padre y de sus colaboradores de la Curia Romana. El convento es ocupado cada cinco años por una comunidad diferente. Han pasado por allí las carmelitas, las benedictinas y las clarisas. Un día en el Mater Ecclesiae.Las hermanas dedican una gran parte de la jornada a la oración: Liturgia de las Horas, misa, adoración al santísimo y rosario en comunidad, lectura espiritual y meditación de temas espirituales. Tienen momentos de descanso y recreación después del almuerzo y la cena respectivamente. A diario realizan su examen de conciencia y concluyen con el rezo de las completas. Dentro de la celebración del Año Sacerdotal, ellas también tienen una función: "Acogerlos, (a los sacerdotes) cuando vienen a pedirnos oraciones o a contarnos sus dificultades". Una de las hermanas asegura que cada día hacen una oración especial por ellos: "por los santos, por quienes son menos fervorosos, por quienes sufren o son tentados, por los que nos ayudan con su vida ejemplar administrándonos los sacramentos".




viernes, 4 de diciembre de 2009

UN "POCO" DE ARTE

El Papa Benedicto XVI se reunió el otro día con artistas en el mejor marco posible: la Capilla Sixtina. Mostramos un pequeño vídeo al respecto. La fe es generadora de cultura. Una fe que no se hace cultura, no es una fe pensada, no es una fe vivida.


EL CRUCIFIJO CRUCIFICADO


Os paso unas declaraciones del Cardenal de Madrid y del Obispo de Bilbao que ha publicado la Agencia EFE: "llama la atención "el método con el que se quieren llevar adelante estas propuestas" y ha acusado a los partidos políticos de olvidar "en ocasiones" que "la democracia funciona con la libertad, no con la imposición; facilitando el que se pueden ejercer los derechos y no limitándolos".
En palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Española, "es muy triste" que se haya aprobado esa proposición no de Ley.
Una posición defendida también por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, quien ha recordado que el crucifijo es un símbolo de "nuestra cultura" y "no es bueno olvidarnos de nuestro pasado y de nuestra historia, dos veces milenaria".
Para Rouco, con la retirada de este símbolo de los colegios estatales españoles se privará a las familias y a los niños "de poder ver el signo más fundamental y característico de su fe y no sólo de su fe en abstracto, sino de la fe que ha configurado su historia personal".
Además, ha agregado que la cruz no es sólo un "signo religioso evidente, sino de humanidad, de un humanismo que ha hecho transpirar al mundo entero con valores fundamentales, del perdón de la misericordia, dar la vida, saber entregarla".

jueves, 3 de diciembre de 2009

3. ¿Qué beneficios trae a los esposos que sea un sacramento?


La sociedad actual tiende a menospreciarse el valor del Matrimonio cristiano. Pero la Iglesia, guardiana del deseo de su Señor, viene a recordarnos la verdad que nos hace libres. Los esposos cristianos están llamados a encontrar en su matrimonio y su familia el camino del Cielo, y el sacramento les da para ello un aumento de la gracia santificante (*). Cuando los novios salen del templo, sus almas se encuentran más fuertes y más bellas espiritualmente que cuando, unos minutos antes, entraron a él. Es, por tanto, muy conveniente que los contrayentes reciban este sacramento libres de pecado mortal. Por ello, se recomienda vivamente que antes de su boda se acerquen a recibir el sacramento de la reconciliación o penitencia. Sin embargo, aunque uno o ambos se casen sin esa limpieza del alma, el sacramento del matrimonio no dejaría de producirse, con tal que se cumplan las demás condiciones. Junto al aumento de la gracia que abre el Cielo (dijimos que se llama gracia santificante), el Matrimonio da su propia gracia específica, llamada gracia sacramental. Ésta consiste en el derecho a recibir de Dios todas las ayudas necesarias para que los esposos puedan amarse en Cristo sin infidelidad y para siempre, así como el derecho a recibir todos los auxilios materiales y espirituales exigidos para la fundación de su hogar. Esta gracia sacramental acompaña a los esposos durante todos los días de su existencia en la tierra, hasta la muerte. Cuando el mal rato del esposo (o de la esposa), decaído ante el cúmulo de dificultades cotidianas, le lleva a sentirse víctima y a pensar que casarse fue un error, ése es el momento de recordar que él (o ella) tiene la garantía de recibir todas las gracias necesarias en esa situación, la garantía de recibir toda ayuda divina que pueda requerir para fortalecer su flaqueza y superar la dificultad. La gracia especial del Matrimonio otorga así la generosidad y la responsabilidad para engendrar y educar a los hijos; la prudencia y la discreción en los innumerables problemas que la vida familiar lleva consigo; capacita a los esposos para acomodarse el uno a los defectos del otro y sobrellevarlos. Todo esto es lo que la gracia del Matrimonio puede hacer por aquellos que, con su cooperación, dan a Dios la oportunidad para mostrar su grandeza. El sacramento del Matrimonio proporciona a los esposos y a los padres todas las gracias de Nazaret, modelo de los hogares cristianos. Es, podríamos decir a modo de resumen, el sacramento de la vida familiar en Cristo.

(*) La gracia santificante que se recibe en el Bautismo es aquel don que nos hace participar de la misma vida de Dios. Si al momento de morir tenemos este don, alcanzamos la vida eterna. La gracia santificante se pierde por el pecado mortal y puede recuperarse con el arrepentimiento y la confesión

PAPEL INSUSTITUIBLE DEL SACERDOTE


En sus fieles y en sus ministros la Iglesia es sobre la tierra la comunidad sacerdotal estructurada orgánicamente como Cuerpo de Cristo, para desempeñar eficazmente, unida a su Cabeza, su misión histórica de salvación.[...]. En efecto, los miembros no tienen todos la misma función: esto es lo que constituye la belleza y la vida del cuerpo (cf. 1 Co 12, 14-17). Es en la diversidad esencial entre sacerdocio ministerial y sacerdocio común donde se entiende la identidad específica de los fieles ordenados y laicos. Por esa razón es necesario evitar la secularización de los sacerdotes y la clericalización de los laicos. Desde esa perspectiva, por tanto, los fieles laicos deben esforzarse por expresar en la realidad, incluso a través del compromiso político, la visión antropológica cristiana y la doctrina social de la Iglesia. En cambio, los sacerdotes deben evitar involucrarse personalmente en la política, para favorecer la unidad y la comunión de todos los fieles, y para poder ser así una referencia para todos. Es importante hacer que crezca esta conciencia en los sacerdotes, los religiosos y los fieles laicos, animando y vigilando para que cada uno se sienta motivado a actuar según su propio estado.

La profundización armónica, correcta y clara de la relación entre sacerdocio común y ministerial constituye actualmente uno de los puntos más delicados del ser y de la vida de la Iglesia. Por un lado, el escaso número de presbíteros podría llevar a las comunidades a resignarse a esta carencia, consolándose tal vez con el hecho de que esta situación pone mejor de relieve el papel de los fieles laicos. Pero no es la falta de presbíteros lo que justifica una participación más activa y numerosa de los laicos. En realidad, cuanto más toman conciencia los fieles de sus responsabilidades en la Iglesia, tanto más sobresalen la identidad específica y el papel insustituible del sacerdote como pastor del conjunto de la comunidad, como testigo de la autenticidad de la fe y dispensador, en nombre de Cristo-Cabeza, de los misterios de la salvación.

Sabemos que la "misión de salvación, confiada por el Padre a su Hijo encarnado, es confiada a los Apóstoles y por ellos a sus sucesores: reciben el Espíritu de Jesús para actuar en su nombre y en su persona. Así, el ministro ordenado es el vínculo sacramental que une la acción litúrgica a lo que dijeron y realizaron los Apóstoles, y por ellos a lo que dijo y realizó Cristo, fuente y fundamento de los sacramentos" (Catecismo de la Iglesia católica, n. 1120). Por eso, la función del presbítero es esencial e insustituible para el anuncio de la Palabra y la celebración de los sacramentos, sobre todo de la Eucaristía, memorial del sacrificio supremo de Cristo, que entrega su Cuerpo y su Sangre. Por eso urge pedir al Señor que envíe obreros a su mies; además de eso, es preciso que los sacerdotes manifiesten la alegría de la fidelidad a su propia identidad con el entusiasmo de la misión.

Discurso del Papa a los obispos del Brasil
17 de septiembre 2009

miércoles, 2 de diciembre de 2009

¡EL PAPA TENÍA RAZÓN!


El otro día celebramos el día de lucha contra el SIDA. Os propongo este artículo: Aids Prevention Research Project de la Havard School of Public Health, Edward Green, afirmó el pasado mes de agosto que “le ha llamado la atención como científico la cercanía entre lo que dijo el Papa el pasado mes de marzo en Camerún y los resultados de los descubrimientos científicos más recientes: el preservativo no detiene el SIDA. Sólo un comportamiento sexual responsable puede hacer frente a la pandemia”.

Respecto a las declaraciones del Papa en África acerca de no confiar en el uso del preservativo como combate contra el SIDA, afirmaciones que levantaron una tremenda polvareda en la prensa internacional, el investigador americano asegura que "en realidad el Papa ha dicho la verdad: el preservativo puede funcionar para individuos particulares, pero no servirá para hacer frente a la situación de un continente”. “Proponer como prevención -ha añadido Green- el uso regular del preservativo en África puede tener el efecto contrario. Se llama ‘riesgo de compensación’, te sientes protegido y te lanzas a exponerte más”.

“¿Por qué no se ha intentado cambiar las costumbres de las personas? -se preguntó el científico estadounidense-. La industria mundial ha tardado muchos años en comprender que las medidas de carácter técnico y médico no sirven para resolver el problema”. Green quiso destacar el éxito que han tenido las políticas de lucha contra el SIDA que se han aplicado en Uganda que estaban basadas en la estrategia ABC, (Abstinencia, Fidelidad y Preservativo).

En el caso de Uganda, se refirió a que "se ha obtenido un resultado impresionante en la lucha contra el SIDA. El presidente ha sabido decir la verdad a su gente, a los jóvenes les ha dicho que en ocasiones es necesario un poco de sacrificio, abstinencia y fidelidad. El resultado ha sido formidable”>.


domingo, 29 de noviembre de 2009

COMIENZA EL ADVIENTO


El significado de la expresión ‘adviento’ comprende, por lo tanto, también el de ‘visitatio’, que quiere decir simple y propiamente ‘visita’. En este caso, se trata de una visita de Dios: Él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí. Todos experimentamos, en la existencia cotidiana, tener poco tiempo para el Señor y poco tiempo también para nosotros. Se acaba siendo absorbidos por el ‘quehacer’. ¿Acaso no es verdad que, a menudo, es precisamente la actividad la que nos posee, la sociedad con sus múltiples intereses la que monopoliza nuestra atención? ¿Acaso no es verdad que se dedica mucho tiempo a la diversión y a varios tipos de distracciones? A veces las cosas nos “atropellan”. El Adviento, este tiempo litúrgico fuerte que estamos comenzando, nos invita a detenernos en silencio para percibir una presencia. Es una invitación a comprender que cada una de las vivencias del día son señales que Dios nos dirige, signos de la atención que tiene para con cada uno de nosotros ¡Cuán a menudo Dios nos hace percibir algo de su amor! Mantener, por decir así, un “diario interior” de este amor sería una tarea bella y saludable para nuestra vida! El Adviento nos invita e impulsa a contemplar al Señor presente. La certeza de su presencia ¿no debería ayudarnos a ver el mundo con ojos distintos? ¿No debería ayudarnos a considerar toda nuestra existencia como “visita”, como un modo en el que Él puede venir a nosotros y acercarse a nosotros, en toda situación?

de la homilía en la I Vísperas del I de Adviento
Benedicto XVI

Al celebrar anualmente la liturgia de Adviento, la Iglesia actualiza esta espera del Mesías: participando en la larga preparación de la primera venida del Salvador, los fieles renuevan el ardiente deseo de su segunda Venida (cf. Ap 22, 17).


Celebrando la natividad y el martirio del Precursor, la Iglesia se une al deseo de éste: "Es preciso que El crezca y que yo disminuya" (Jn 3, 30).

 n. 524


sábado, 28 de noviembre de 2009

VIDAS GASTADAS


La vida si no se gasta se pierde. Jesús, en el Evangelio, nos dice que la vida es como el grano de trigo, si muere da mucho fruto. En el Seminario se nos indica que estamos preparándonos para dar la vida.

En el seminario de Getafe nos han regalado unos testimonios bonitos.

jueves, 26 de noviembre de 2009

ALTER CHRISTUS

Alter Christus, el sacerdote está profundamente unido al Verbo del Padre, que al encarnarse tomó la forma de siervo, se convirtió en siervo (cf. Flp 2, 5-11). El sacerdote es siervo de Cristo, en el sentido de que su existencia, configurada ontológicamente con Cristo, asume un carácter esencialmente relacional: está al servicio de los hombres en Cristo, por Cristo y con Cristo. Precisamente porque pertenece a Cristo, el sacerdote está radicalmente al servicio de los hombres: es ministro de su salvación, de su felicidad, de su auténtica liberación, madurando, en esta aceptación progresiva de la voluntad de Cristo, en la oración, en el "estar unido de corazón" a él. Por tanto, esta es la condición imprescindible de todo anuncio, que conlleva la participación en el ofrecimiento sacramental de la Eucaristía y la obediencia dócil a la Iglesia.
El santo cura de Ars repetía a menudo con lágrimas en los ojos: "¡Da miedo ser sacerdote!". Y añadía: "¡Es digno de compasión un sacerdote que celebra la misa de forma rutinaria! ¡Qué desgraciado es un sacerdote sin vida interior!". Que el Año sacerdotal impulse a todos los sacerdotes a identificarse totalmente con Jesús crucificado y resucitado, para que, imitando a san Juan Bautista, estemos dispuestos a "disminuir" para que él crezca; para que, siguiendo el ejemplo del cura de Ars, sientan de forma constante y profunda la responsabilidad de su misión, que es signo y presencia de la misericordia infinita de Dios. Encomendemos a la Virgen, Madre de la Iglesia, el Año sacerdotal recién comenzado y a todos los sacerdotes del mundo.





Audiencia del 24 de junio 2009

VIGILIA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Este viernes pasado un grupito de jóvenes, una religiosa y algunos adultos nos reunimos en torno al altar para pedirle al Dueño de la Mies que suscite vocaciones a nuestra Iglesia diocesana.
Es la segunda del curso y no nos cansamos de anunciarla, puesto que los testimonios que nos han llegado al Blog nos llenan de alegría y ánimo para continuar esta iniciativa. Hay que dar muchas gracias a Dios.

Todavía sigue habiendo espacio en la capilla, todavía podemos ser más. Se trata de estar con Aquel que sabemos que nos ama... ¿Qué mejor compañía podemos disfrutar?

Crea un evento en las redes sociales.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

HTTP:VOYPACURA.BLOGSPOT.COM

Hace un par de días, entre las noticias de la página web de la JMJ Madrid 2011 (mira la sección de enlaces), encontré una noticia sobre un amigo: Carles. Dice así: "Carlos tiene un blog en internet (http://voypacura.blogspot.com/) que cada mes recibe numerosas visitas. Es allí donde todas las semanas da cuenta de sus inquietudes y pone a disposición de los internautas sus vivencias que, como el nombre del blog indica, giran entorno a su vocación de seminarista. Este joven de 26 años cursa el último año de Teología en Barcelona (España)".
Su blog tiene ya un recorrido bastante potente: son ya varios años de trabajo entre actividad y actividad del seminario, sin contar los veraneos... La promoción de las vocaciones da razón de ser a estos Blog's.

Es cierto lo que dice en la cabecera de su Blog: "se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo". Son palabras de Juan Pablo II en Cuatro Vientos (2003). Aquellas jornadas fueron momentos de llamada vocacional. Las que se aproximan también lo serán. FALTAN 627 DÍAS

martes, 24 de noviembre de 2009

LA LLAMADA DE DIOS. Alfonso Aguiló


La Vocación no es algo que tienen algunos, sino todos. La vocación es el encuentro con la verdad sobre uno mismo. Un encuentro que proporciona una inspiración básica en la vida, de la que nace el compromiso, el cometido principal que cada persona tiene, y que quien es creyente percibe como los planes de Dios para él. Por eso, saber cuál es nuestra misión en la vida es la cuestión más importante que debemos plantearnos cada uno, y que podemos plantear a quienes queremos ayudar a vivir con acierto.
Dios busca la felicidad del hombre, y la vocación es el descubrimiento de ese designio y ese plan que Dios ha previsto para que cada uno alcance la máxima realización personal. La vocación es como el reto que nos plantea nuestra vida. Es una nueva luz, un acontecimiento que nos da una nueva visión de la vida, y la llena de sentido.
A través de relatos, ejemplos y anécdotas de la vida cotidiana y de la historia de los santos, en estas páginas se ofrecen algunas ideas sobre cómo conocer cada vez mejor ese designio de Dios y sobre cómo incorporarlo a nuestra vida. Mediante un diálogo con el lector, se abordan las principales dudas y cuestiones que se plantean en torno a esa gran pregunta del hombre que es la vocación, un enigma que a cada uno toca descifrar.
Ediciones Palabra
Lo iremos comentando poco a poco.

¿DESDE CUÁNDO EXISTE EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO?



Hasta los tiempos de Cristo, el matrimonio, aunque de institución divina, era sólo un contrato civil entre un hombre y una mujer. Pero Jesús tomó este contrato civil entre un hombre y una mujer y lo hizo canal de su gracia, es decir, lo transformó en sacramento para los cristianos.

El motivo por el que Jesús elevó a sacramento la institución natural del matrimonio no es difícil de entender. Desde el comienzo de la humanidad, el matrimonio era algo muy especial. Era el instrumento divino para engendrar, criar y educar cada generación de seres humanos. Resultaba de tal importancia para el bien social y el bien universal que de algún modo era obligado, podríamos decir, que fuera enaltecido a la categoría de sacramento.

Jesús sabía también lo difícil que resulta para dos personas vivir juntas día tras día, año tras año, con los inevitables errores y defectos de su personalidad chocando entre sí. Lo difícil de ayudarse mutuamente a crecer en bondad y perfección a pesar de estas faltas; lo difícil de vencer el propio egoísmo para poner siempre antes y en todo al otro cónyuge. No, no es sendero sin obstáculos. Y para ‘reforzar’ la idea divina de que el matrimonio es un camino para llegar al Cielo, Él lo elevó al rango de lo sagrado.

Había además otra razón para esa necesidad adicional de gracia: Jesús dependería de los padres para el continuo crecimiento de su Cuerpo Místico que es la Iglesia, de esa unión en la gracia por la que todos los bautizados somos uno en Cristo. En lo sucesivo no sería suficiente que los padres católicos engendraran, criaran, educaran y ejercitaran a la prole para la vida natural: Jesús les confiaba esta tarea también para la vida sobrenatural; había de contar con ellos para llenar el Cielo.

Es muy razonable, pues, que Jesucristo elevara el matrimonio a la categoría de sacramento. En el instante en que los novios prometen ante el sacerdote la entrega mutua de sus personas y de sus vidas, ahí está Cristo, en medio de ellos, haciendo pasar por sus palabras y sus gestos la gracia sobrenatural que transfigurará su amor humano en amor divino. Estos cristianos casados tendrán la dicha de poderse amar no sólo con su amor humano, sino también con el amor en Cristo.

www. encuentra.com

viernes, 20 de noviembre de 2009

¿HABLAMOS DEL MATRIMONIO?


El matrimonio también es una llamada que Dios hace. Vamos a plantearnos unas preguntejas y les damos una respuesta.


1. ¿Quién y para qué se instituyó el Sacramento del Matrimonio?


Al principio mismo de la humanidad, cuando dio a Eva como compañera de Adán, estableció Dios la institución matrimonial. Al ser Dios quien estableció la institución matrimonial, es Él mismo quien fijó sus leyes.
Aseguraba de esa manera en primer lugar la propagación de la especie humana, tal como enseña la Biblia: Dios los bendijo diciéndoles: Sean fecundos y multiplíquense, y llenen la tierra (Génesis 1,28).
Pero Dios, al instituir el Matrimonio, no tuvo como fin exclusivo poblar la tierra. No es bueno que el hombre esté solo, dijo Dios cuando Adán dormía en el Paraíso. Le haré una compañera semejante a él (Génesis 2,18).
Al crear dos sexos distintos, Dios quiso además que el varón y la mujer se complementaran el uno al otro, que se apoyaran el uno en el otro, que se amaran y contribuyeran a su mutuo crecimiento espiritual.
La institución matrimonial da origen a la familia, y su estabilidad es evidente, pues no sólo se trata que nazcan hijos, sino que además se requiere del padre y la madre que los trajeron al mundo, para darles cuidado y cariño. Esa unión de personas, la familia, resulta el lugar propicio para la perfección del individuo, ya que ella se origina y crece en el terreno del amor (amor de los esposos entre sí, de los padres a los hijos, de los hijos a los padres, de los hermanos, y de los parientes en general).
En esa unión de por vida de un hombre y una mujer, el Dios de toda bondad determinó que tanto sus mentes como sus corazones y sus cuerpos se fundieran en una unidad nueva y más rica, unidad que habría de ser para ellos camino de salvación. http://www.encuentra.com/

jueves, 19 de noviembre de 2009

SOBRE EL CURA DE ARS

De la Audiencia del Papa del día 5 de Agosto de este año: Los métodos pastorales de san Juan María Vianney podrían parecer poco adecuados en las actuales condiciones sociales y culturales. De hecho, ¿cómo podría imitarlo un sacerdote hoy, en un mundo tan cambiado? Es verdad que los tiempos cambian y que muchos carismas son típicos de la persona y, por tanto, irrepetibles; sin embargo, hay un estilo de vida y un anhelo de fondo que todos estamos llamados a cultivar. Mirándolo bien, lo que hizo santo al cura de Ars fue su humilde fidelidad a la misión a la que Dios lo había llamado; fue su constante abandono, lleno de confianza, en manos de la divina Providencia.

Logró tocar el corazón de la gente no gracias a sus dotes humanas, ni basándose exclusivamente en un esfuerzo de voluntad, por loable que fuera; conquistó las almas, incluso las más refractarias, comunicándoles lo que vivía íntimamente, es decir, su amistad con Cristo. Estaba "enamorado" de Cristo, y el verdadero secreto de su éxito pastoral fue el amor que sentía por el Misterio eucarístico anunciado, celebrado y vivido, que se transformó en amor por la grey de Cristo, los cristianos, y por todas las personas que buscan a Dios.

martes, 17 de noviembre de 2009

SANTO HERMANO RAFAEL. Infancia y adolescencia (II)

El 9 de abril de 1911, Domingo de Ramos, nace Rafael, el primer hijo del matrimonio Arnáiz Barón. Fue una bendición de Dios. Fue bautizado el 21 de abril. Con dos años recibió el sacramento de la Confirmación, por el Obispo de Canarias, Ángel Marquina, por hallarse la sede de Burgos vacante en aquel año. A los ocho añitos recibió su primera comunión. Su madre diría "Rafael fue desde el comienzo de su vida, una criatura comprensiva, inteligente, fácil de educar... e instintivamente se inclinaba al bien".
A los nueve años ingresó en el Colegio de la Merced de la Compañía de Jesús en Burgos. Era educado, piadoso y de buen comportamiento.
En 1922 se traslada a Oviedo por la actividad profesional de su padre, ingeniero de montes. Pertenecía a la Congregación de S. Estanislao.
En resumen, era un chico normal, de familia creyente, nada extraño en aquella época. ¿Por qué digo esto? Porque la llamada de Dios no es para élites o magníficas personas: es para todo el mundo.

jueves, 5 de noviembre de 2009

TESTIMONIO DE NUESTRO OBISPO, D. CIRIACO

Hay personas a las que Dios llama de golpe, como si quedaran deslumbradas por su luz, sin poder ya arder sino en su lumbre. Es el caso de san Pablo. Y hay vocaciones por etapas, con pasos adelante y con vueltas atrás, hasta que el llamado se deja asir por Dios de una vez para siempre. A la distancia de los años veo que lo mío fue mucho más prosaico.

Nací en una familia sencilla, trabajadora, que vivía en el campo, en plena dehesa extremeña. Fue una infancia sana, feliz, con muchas privaciones, como correspondía a los años de posguerra, pero sin pasar hambre. Éramos cuatro hermanos, yo el segundo, porque otro que me precedía murió cuando contaba sólo unos meses. Recuerdo ir a prepararme para la primera comunión a la choza de una piadosa pastora castellana. Mis padres se las ingeniaron para buscar a un anciano maestro, que dejó el asilo para venir a vivir en nuestra casa, a fin de que nos enseñara lo que pudiera a los hermanos y al resto de niños, hijos de cabreros, vaqueros, gañanes. Cuando, con diez años, mi familia se fue a vivir al pueblo, conocí por vez primera una verdadera escuela. Estuve una tarde en el quinto grado y al día siguiente me pasaron al sexto, que era el último entonces. Otro buen maestro, al que siempre recordaré con gratitud, pensó que yo reunía algunas aptitudes para el estudio, se interesó por mí y habló con mis padres. Así fue como decidieron llevarme al Seminario, el único centro de estudios accesible entonces a las familias de condición humilde. Son innumerables los caminos por los que Dios manifiesta su providencia amorosa.

Cuatro años en el Seminario Menor: estudio y oración, recreos y fiestas esperadas, calores y fríos, porque entonces en los Seminarios no se conocía la calefacción ni el aire acondicionado. Luego he agradecido mucho aquella austeridad casi espartana, que nos curtió para soportar dificultades sin derrumbarnos. Recuerdo con especial cariño los meses de mayo, los ingenuos sacrificios ofrecidos por amor a la Virgen, que Ella ha compensado luego tan generosamente.

Más tarde, el Seminario Mayor, el descubrimiento de las chicas, las crisis amorosas de la juventud, la lucha entre seguir al Señor al que había ido conociendo poco a poco o seguir otras llamadas que, entonces, se me presentaban seductoras. Creo que lo que me llevó a resistir fue la conciencia cierta de que, en caso de dejarlo, traicionaba a Alguien a quien yo ya me sentía llamado a seguir desde el fondo del alma. Es por entonces cuando sitúo yo el verdadero inicio de mi vocación. Pasadas aquellas tempestades siempre lo tuve claro, nunca dudé del camino elegido. Recuerdo que, siendo ya sacerdote, nos pidieron en un cursillo trazar la línea de nuestra vocación. Me salió completamente recta.

He ejercido diversas tareas y responsabilidades en mi diócesis de origen: coadjutor, párroco, rector y, más tarde, director espiritual del Seminario y delegado episcopal para el clero, vicario general. De todas estas experiencias, tan enriquecedoras, seguramente de la que guardo los mejores recuerdos es de los trece años pasados en el ministerio parroquial.

El nombramiento para el ministerio episcopal lo viví, sobre todo, como experiencia de gratuidad. Sólo desde la gratuidad de Dios, que llama a quien quiere y como quiere, independientemente de los méritos propios, pude responderme a la pregunta de por qué a mí, habiendo otros más santos, más sabios, mejores que yo. Y ahí sigo, entretejida mi historia de pecado y de gracia, con algunos logros que siempre se quedan más cortos que las aspiraciones, intentando mantener, con la ayuda de la gracia de Dios, la frescura del amor de la primera hora, con conciencia clara de que dar el “sí “ de una vez y para siempre es lo que da real fecundidad a la vida .

SANTO HERMANO RAFAEL. Eternamente joven (I)



El Papa Benedicto XVI, el 11 de Octubre pasado, dejó inscrito en el Catálogo de los Santos el nombre de Rafael Arnáiz Barón, como propuesta de santidad especialmente a los jóvenes.


Siguiendo su estela os proponemos esta pequeña biografía en fascículos. (Cfr. Alberico Feliz. "Testigos cistercienses de nuestro tiempo").

El Hermano Rafael, no fue, ni pudo ser más que joven: su vida de tan sólo 27 años. La vida se condensa prinicpalmente en la juventud, porque en ella se siembran y germinan las más prometedoras esperanzas. Lo que hoy es semilla y germen, mañana será flor y fruto.

Con inteligencia brillante, modales distinguidos, carácter jovial, franco y alegre, a la par que extremadamente sencillo, Rafael, a la vez que crecía en edad y desarrollaba su personalidad, crecía también en experiencia espiritual y vida cristiana, hacia la que se sentía inclinado desde su primera infancia, dando claras señales de atracción hacia las cosas de Dios.

En su corazón bien dispuesto, el Señor suscitó la invitación a darse del todo a Dios, por medio de una consagración especial dentro de la vida monástica. De ahí que un día, se le cruzase Cristo, y siguiéndole muy de cerca, tratase de darle alcance, dejando su desahogado por venir de arquitecto, con todos sus sueños e ilusiones entrando en el Monasterio Cisterciense de San Isidro de Dueñas como novicio primero, y finalmente como Oblato [el último del monasterio].

En medio de su enfermedad diabética, y abrazado a la Cruz con un amor loco, llegó a querer tanto la voluntad de Dios, que hizo de ella su norma de vida: "No quiero más que a Dios, y su voluntad será la mía"; "Dichoso el que no ve más que la voluntad de Dios".

Con la fragancia de su vida, sus numerosos escritos que se condensan en "¡Sólo Dios!"continúan difundiéndose con gran aceptación. Una nota muy significativa en su vida cristiana es el amor entrañable a María. Ella fue su ayuda, su luz y en Ella se cobijó con ternura, confianza y sencillez.

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

Hoy proponemos una oración por los sacerdotes y, así, todos nos animanos a rezar por ellos, poniéndoles rostro...

Señor Jesús, presente en el Santísimo Sacramento,
que quisiste perpetuarte entre nosotros
por medio de tus sacerdotes,
haz que sus palabras sean sólo las tuyas,
que sus gestos sean los tuyos,
que su vida sea fiel reflejo de la tuya.

Que no tengan miedo al servicio,
sirviendo a la Iglesia
como ella quiere ser servida.

Que sean hombres,
testigos del Eterno en nuestro tiempo,
caminando por las sendas de la historia
con tu mismo paso y haciendo el bien a todos.

Que sean fieles a sus compromisos,
celosos de su vocación y de su entrega,
claros espejos de la propia identidad
y que vivan con la alegría del don recibido.


Te lo pido por tu Madre, Santa María:
Ella, que estuvo presente en tu Vida,
estará siempre presente
en la vida de tus sacerdotes. Amén.








lunes, 2 de noviembre de 2009

DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS

Hoy celebramos la memoria de los Fieles Difuntos. Aquellos que caminaron antes y con nosotros en este camino hacia Dios que es la vida del hombre. Recordamos este escrito de D. Ciriaco Benavente, nuestro Obispo:


"Estos días nuestros cementerios reciben las visitas de miles de personas que, ante los restos de los seres queridos, entrarán en comunión con ellos por el recuerdo, el afecto y la plegaria. A los cristianos esos restos nos recuerdan que quienes los habitaron fueron miembros vivos de Cristo y templos del Espíritu Santo, y que por Él han de ser resucitados y glorificados para la vida eterna. Pascal estaba convencido de que Dios no abandona jamás a los suyos, ni siquiera en el sepulcro. Llegó a decir que el Espíritu Santo reposa invisiblemente en las reliquias de los que han muerto en comunión con Dios, hasta que aparezcan transformados y gloriosos en la resurrección.
Será una saludable meditación pensar que El Hijo de Dios asumió un cuerpo como el nuestro, capaz de sufrir y de morir, que experimentó en carne propia ese desgarro total, ese dolor indecible que ha hecho derramar tantas lágrimas, el absoluto despojo que son la muerte y la sepultura. Pero la muerte de Cristo, el punto más hondo de su entrega, su noche más larga y más oscura, acabó en un radiante amanecer. La resurrección es la página más brillante escrita por Dios en nuestra historia y la más decisiva para nosotros mismos: "Porque si nuestra existencia está unida a Él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya".
Descansen en Paz.

domingo, 1 de noviembre de 2009

DÍA DE TODOS LOS SANTOS


La Iglesia celebra hoy la Solemnidad de todos aquellos que nos han precedido en su marcha a la Casa de Padre, y que ya están disfrutando de la presencia de Dios cara a cara. Es decir, todas aquellas personas que ya son santos. Esta fiesta nos recuerda que todos somos llamados a la santidad en esta vida. En los primeros siglos de vida de la Iglesia había un día para recordar a los mártires. El Papa Bonifacio IV (608-615) transformó un templo pagano en uno cristiano para dedicarlo al culto de “Todos los Santos”. Y fue en el año 840 cuando la festividad comenzó a celebrarse el 1 de noviembre. Hemos de recordar que muchas fiestas importantes comienzan su celebración el día anterior por la noche, en la misa vespertina de vigilia, es decir el 31 de octubre. En inglés sería All Hallow’s Eve, la víspera de Todos los Santos. Con el tiempo su pronunciación fu cambiado hasta la conocemos en nuestros días Halloween. Esta celebración poco tiene que ver con la importancia del día que hoy celebra la Iglesia Universal, aunque su origen sea el mismo

sábado, 31 de octubre de 2009

UNA "NOTA" DE HUMOR

Hace unos días hablamos de la alegría. Pues para hacernos sonreír y quizá "morir" a carcajadas aquí dejamos esta perla musical. Este "duetto" lo compuso Rossini para tomar el pelo a las sopranos que desafinaban al cantar. La letra es muy sencilla y sólo acompaña el piano, pero la dificultad estriba en la entonación.

video

jueves, 29 de octubre de 2009

SÍ A LA VIDA




La manifestación en favor de la Vida ha pasado. Las calles de Madrid volvieron al ajetreo normal de todos los días: claxón, frenazos, alguna multa que otra... Pero no nos olvidamos del impacto que ha tenido. Fue un gran río de AGUA VIVA. Desde esta ventana añadimos un granito de arena para que no se olvide la primera de las vocaciones: Dios nos llama a la Vida para encargarnos una misión. Si acabamos con esa vida, ¿qué pasará con esa misión?

María, Madre nuestra,tú que recibiste a Jesucristo,Luz y Vida para el mundo,guía por el camino de la vidaa la madres que han concebido un hijo;enséñanos a querer a los ancianos,y a cuidar con amor a los enfermos.Madre de la Vida y del Amor Hermoso,ruega por nosotros.





PARA LOS SACERDOTES: ALEGRÍA

El sacerdote, ciertamente hombre de la Palabra divina y de lo sagrado, debe ser hoy más que nunca hombre de alegría y de esperanza. A los hombres que ya no pueden concebir que Dios sea Amor puro él dirá siempre que la vida vale la pena vivirla, y que Cristo le da todo su sentido porque ama a los hombres, a todos los hombres. La religión del cura de Ars es una religión de la felicidad, no una búsqueda morbosa de la mortificación, como a veces se ha creído: "Nuestra felicidad es demasiado grande; no, no, nunca podremos comprenderlo" (Nodet, p. 110), decía, y también: "Cuando estamos en camino y divisamos un campanario, esta vista debe hacer latir nuestro corazón como la vista de la casa donde habita su amado hace latir el corazón de la esposa"

martes, 27 de octubre de 2009

MISIÓN VOCACIONAL

El pasado fin de semana comenzó lo que desde el Secretariado de Pastoral Vocacional hemos querido llamar "misión vocacional".

Los seminaristas mayores nos desplazamos la tarde del viernes desde Alicante al arciprestazgo de Villarrobledo llenos de ilusión y con muhcas ganas de compartir nuestro testimonio, la alegría de sentirnos llamados.

A nuestra llegada a Villarrobledo nos recibió el vicario de San Sebastián y arcipreste, José Vicente, "Montia" para los amigos. Después de acogernos, nos dejó con cerca de 50 chavales, jóvenes en su primer año de catequesis de Confir-mación. Nos lo pasamos muy bien viendo qué actitudes podemos tomar en la vida, ayudados por la canción "Caminando por la vida" de Melendi. De los distintos caminos que podemos tomar en la vida, nos decantamos por el del Amor y la entrega, que encontramos, guiados por Jesús de Nazaret, en la capilla, donde todos juntos le dimos gracias a Dios por la animada tarde que nos regaló.

A la mañana siguiente, después de participar en la Misa en el convento de San Bernardo, estuvimos con un grupito de jóvenes de la asociación MIES (Misioneros de la Esperanza), de la parroquia de Santa María. Fue un encuentro formativo con el tema de la vocación como hilo conductor y en el que pudimos compartir varios testimonios.


Después de un animado partidillo de fútbol en el que pudimos medir nuestras fuerzas con los chavales, quedamos emplazados para la próxima actividad del Secretariado en el Arciprestazgo, dentro de aproximadamente un mes.

jueves, 22 de octubre de 2009

HOY ORAMOS POR LOS SACERDOTES


Hoy es Jueves, el día de la Eucaristía y del sacerdocio, un buen día para rezar por los sacerdotes de nuestra Iglesia. Os proponemos un texto de S. Juan Crisósotomo del libro III de Diálogos sobre el sacerdocio:

No solamente por lo que toca a castigar sino también para beneficiar, dio Dios mayor potestad a los sacerdotes que a los padres naturales. Y hay entre unos y otros tan gran diferencia como la que hay entre la vida presente y la venidera; porque aquéllos nos engendran para ésta, y éstos para aquélla. Aquéllos no pueden librar a sus hijos de la muerte corporal, ni defenderlos de una enfermedad que los asalte; pero estos han sanado muchas veces nuestra alma enferma y vecina a perderse, haciendo a unos la pena más llevadera y preservando a otros desde el principio para que no cayesen; y no solamente enseñándoles y amonestándoles, sino también socorriéndolos con oraciones. Y esto, no sólo cuando nos vuelven a engendrar, sino porque después de esta generación, conservan la potestad de perdonarnos los pecados. ¿Enferma alguno entre vosotros? llame a los ancianos de la Iglesia, y estos rueguen sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor, y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor le aliviará; y si hubiere hecho pecados, le serán perdonados. Fuera de esto, los padres naturales, si sus hijos ofenden a algún gran príncipe, o potentado, en nada los pueden favorecer; porque los sacerdotes los han reconciliado, no con los príncipes, o con los reyes, sino con el mismo Dios.

lunes, 19 de octubre de 2009

SANTA TERESA DE JESÚS


Aunque con varios días de retraso queremos hacer un recuerdo de Santa Teresa de Jesús. Ella se hizo la pregunta ¿qué quieres de mí? y gracias a ella se ha difundido un espíritu de búsqueda de la voluntad de Dios en muchos lugares. Con este comentario damos gracias a Dios por todas las instituciones de nuestra Iglesia que tienen a la Santa por patrona y modelo. Publicamos un extracto del artículo de Pedro Moreno en Ecclesia Digital: Desde aquel “era entonces muy enemiga de ser monja”, en el monasterio de las Angustias, hasta su grito “es tiempo de caminar”, vive Teresa la “pasión”, en hondura, en complejidad y en grandeza, de su vocación religiosa… Teresa es radical, y lo radical sólo se puede vivir así, en la “pasión” en el borde del riesgo constante. Lo radical, y mucho más en la fe, se traduce en ámbitos desinstaladotes, en opciones de pobreza absoluta, en caminos sin más techo que la fuerza del cielo. Lo radical marca, y marca en gozo y en vida plena. Teresa es radical. Dios es su “pasión”. Una pasión desde el alba misma de su vida hasta la hora de la muerte. Una pasión que vive en el marco concreto de su vocación religiosa.

Vigilia de Oración por las Vocaciones


El viernes pasado comenzó la Vigilia de Oración por las Vocaciones que organiza el Secretariado de Pastoral Vocacional de la Diócesis. Asistieron a la misma, jóvenes de San Juan y del Pilar, junto con la presencia de los seminaristas de la Diócesis. Los jóvenes serán los encargados de prepararlas, pero no hay límite de edad para asistir a ellas. Estamos todos invitados.

La intención es muy sencilla: nos ponemos delante de Jesús Eucaristía para dejarnos mirar por Él y pedirle que nos muestre el camino que tiene preparado para cada uno de nosotros, y como estamos en el Año Sacerdotal también le pedimos por los sacerdotes de nuestra Iglesia. Es necesario pasar este sms: Jesús nos pidió que rogásemos insistentemente al Dueño de la mies. Pásalo.

viernes, 16 de octubre de 2009

VIGILIAS DE ORACION POR LAS VOCACIONES


Comenzamos el curso invitándoos a todos a participar en estas vigilias de oración que comenzarán el próximo viernes 16 de Octubre de 2009 en la Parroquia de San Juan Bautista, que como sabéis tiene su sede actualmente en la Capilla del Colegio de María Inmaculada de la C/ Marqués de Villores. Las vigilias comenzarán al finalizar la Eucaristía de las 19,00 h.
Para nosotros los cristianos, debe ser la oración junto con la Eucaristía, el núcleo que sustente y haga crecer nuestra relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por eso queremos que veáis estos momentos de oración que os proponemos como una invitación para buscar la paz en medio de tantas prisas, el silencio en medio de tanto ruido, la calidez del amor del Señor en medio de tantas frías soledades que sufrimos.
Vamos a hacerlo, además, respondiendo a esa recomendación del Señor que nos dice que pidamos al dueño de la mies que mande más obreros a su mies. Cuando pedimos obreros no estamos pidiendo solamente sacerdotes: pedimos religiosos y religiosas, pedimos catequistas comprometidos, pedimos jóvenes entregados al servicio de la Iglesia, pedimos en definitiva personas que, atentas a la llamada del señor, quieran responder desde sus distintas realidades.

El resto de fechas en las que nos encontraremos serán:

20 de Noviembre de 2009
11 de Diciembre de 2009
15 de Enero de 2010
12 de Febrero de 2010
12 de Marzo de 2010
7 de Mayo de 2010

Es el Señor quién nos llama, quien nos convoca a reunirnos en torno a Él. No le defraudemos.

jueves, 8 de octubre de 2009

RENOVANDO UNA ILUSION

Hemos renovado el cuerpo del Blog del Secretariado de Pastoral Vocacional de la Diócesis de Albacete. Un nuevo sitio, con nuevas ilusiones que pretende hacernos más cercanos.
Estamos dándole la última mano de barniz a esta humilde barca que navegará en breve, si Dios quiere, en este oceáno que es Internet.