domingo, 6 de diciembre de 2009

CLAUSURA DENTRO DEL VATICANO




Este convento nació en 1994 como iniciativa de Juan Pablo II de crear una comunidad de religiosas contemplativas para acompañar con su oración la actividad del Santo Padre y de sus colaboradores de la Curia Romana. El convento es ocupado cada cinco años por una comunidad diferente. Han pasado por allí las carmelitas, las benedictinas y las clarisas. Un día en el Mater Ecclesiae.Las hermanas dedican una gran parte de la jornada a la oración: Liturgia de las Horas, misa, adoración al santísimo y rosario en comunidad, lectura espiritual y meditación de temas espirituales. Tienen momentos de descanso y recreación después del almuerzo y la cena respectivamente. A diario realizan su examen de conciencia y concluyen con el rezo de las completas. Dentro de la celebración del Año Sacerdotal, ellas también tienen una función: "Acogerlos, (a los sacerdotes) cuando vienen a pedirnos oraciones o a contarnos sus dificultades". Una de las hermanas asegura que cada día hacen una oración especial por ellos: "por los santos, por quienes son menos fervorosos, por quienes sufren o son tentados, por los que nos ayudan con su vida ejemplar administrándonos los sacramentos".