martes, 17 de noviembre de 2009

SANTO HERMANO RAFAEL. Infancia y adolescencia (II)

El 9 de abril de 1911, Domingo de Ramos, nace Rafael, el primer hijo del matrimonio Arnáiz Barón. Fue una bendición de Dios. Fue bautizado el 21 de abril. Con dos años recibió el sacramento de la Confirmación, por el Obispo de Canarias, Ángel Marquina, por hallarse la sede de Burgos vacante en aquel año. A los ocho añitos recibió su primera comunión. Su madre diría "Rafael fue desde el comienzo de su vida, una criatura comprensiva, inteligente, fácil de educar... e instintivamente se inclinaba al bien".
A los nueve años ingresó en el Colegio de la Merced de la Compañía de Jesús en Burgos. Era educado, piadoso y de buen comportamiento.
En 1922 se traslada a Oviedo por la actividad profesional de su padre, ingeniero de montes. Pertenecía a la Congregación de S. Estanislao.
En resumen, era un chico normal, de familia creyente, nada extraño en aquella época. ¿Por qué digo esto? Porque la llamada de Dios no es para élites o magníficas personas: es para todo el mundo.