sábado, 26 de abril de 2014

CAMINO DE SANTIDAD

Mañana es el gran día. Todos los hemos podido conocer, somos de la misma época. Son un ejemplo claro de que se puede ser cristiano y moderno, sin renunciar al mundo actual. Desde aquí hacemos un homenaje a su capacidad para dejarse guiar por Dios, que ha supuesto para la Iglesia una hermosa transformación para ser más fiel al mensaje de Jesucristo, el auténtico protagonista del acontecimiento de mañana.

San Juan XXIII y San Juan Pablo II intercedan por nosotros para vivir con autenticidad la fe y, sobre todo con la alegría de la entrega.

Estos tiempos son tiempos de Santos y nuestro sitio también está preparado por Dios, no lo dejemos vacío.