miércoles, 31 de marzo de 2010

MISA CRISMAL


Es el Obispo quien, en el transcurso de la Misa Crismal, consagra el Santo Crisma para toda su Diócesis. El Santo Crisma, cuya unción es signo sacramental del sello del don del Espíritu Santo, se suele colocar junto a él, el óleo de los catecúmenos y el de los enfermos, bendecidos en la misma celebración. Los que son sacerdotes, renuevan las promesas realizadas en el día de su ordenación sacerdotal para pedir al Señor perseverar en la fidelidad al Don recibido.