martes, 30 de marzo de 2010

DECÁLOGO PARA EL ANIMADOR VOCACIONAL (IV)


Vive con alegría tu condición de consagrado. Muestra que merece la pena seguir más de cerca de Jesús. Transmite con tu testimonio que la pobreza es riqueza, que la castidad es fecundad y que la obediencia es libertad.